¿Cómo desea ser cuidada una Scindapsus?

No es difícil cuidar bien una Scindapsus. Son plantas fáciles y muy longevas en los hogares u oficinas de los Países Bajos. A continuación le explicamos lo que debe hacer para lograrlo.

Riego

La tierra de la maceta de una Scindapsus siempre debe estar algo húmeda. Por eso debe evitar que se seque. La cantidad de agua que debe regar depende de una serie de factores. El tamaño de la planta por supuesto, pero también la intensidad lumínica y la temperatura. En el invierno la planta necesita menos agua.

Pulverización

La Scindapsus se puede pulverizar regularmente, pero no es necesario que lo haga. Lo que sí recomendamos es que limpie de vez en cuando el polvo de la planta. Si lo hace, la planta tendrá un aspecto más fresco.

Abono

Al igual que cualquier otra planta de interior, la Scindapsus agradece un poco de abono. Basta con aplicar abono líquido cada dos semanas. En los periodos en que la planta muestre una menor actividad de crecimiento, recomendamos abonar incluso menos, solo una vez al mes.

Trasplante

Si la Scindapsus se cuida debidamente, la planta seguirá creciendo. En ese caso, la planta se deberá trasplantar a una maceta más grande. Esto será aproximadamente cada dos a tres años. El trasplante de la Scindapsus no tiene por qué ser un problema, siempre y cuando se preste atención a las raíces frágiles.

Colocación

La Scindapsus es originaria de la selva, donde trepa hacia arriba sobre otras plantas y árboles. Por eso la planta no está acostumbrada a la luz solar directa. Un lugar luminoso (eventualmente a media sombra) también es una opción. Un lugar oscuro en el hogar u oficina tampoco debe suponer un problema. Lo que si notará en este caso es que la hoja se oscurece. Debe mantener una temperatura (diurna) mínima de 20 grados.