Filodendro: Un verdadero amante de los árboles

La familia de los filodendros es enorme y consta de unas 500 variedades de plantas diferentes. Son maravillosamente decorativas gracias a sus numerosas variantes de color, lo que las hace muy apreciadas como plantas de interior, además, son fáciles de mantener. Aunque no seas un experto, recomendamos esta planta a la mayoría de los amantes de las plantas.

El filodendro es originario de las selvas tropicales del Nuevo Mundo. Estas selvas tropicales son conocidas por su alto grado de humedad y poca luz es capaz de penetrar el dosel de hojas de los altos árboles. Para conseguir la luz del sol, muchas variantes de la familia del filodendro trepan por encima de los árboles. Para ello, se valen de sus raíces aéreas, que también utilizan para “agarrar” firmemente el árbol. Las variedades que no habitan en el suelo se conocen también como plantas aéreas. Cuando los pájaros dejan semillas en lo alto de un árbol, puede ocurrir que estas semillas broten en el lugar donde se dejan. Estas variantes brotan en lo alto de los árboles y permanecen allí toda su vida.

Por eso no nos sorprende la composición de la palabra griega “Philodendron”: Philo significa “amar” y dendron “árbol”.

Filodendro: los que no trepan

Dado que las variedades trepadoras y colgantes son tan populares, no se suele oír hablar mucho de la variante no trepadora del filodendro. Y sin embargo, esta variante es tan hermosa como sus hermanos y hermanas. Esta variante suele recibir el apodo de "low rider". Los "low riders" pueden llegar a ser muy grandes, por lo que no son tan adecuados como planta de interior, por este motivo no se ven tan a menudo en las casas. Lo especial del filodendro es que, además de sus grandes y hermosas hojas verdes, amarillas e incluso rojas, tiene un intenso efecto purificador del aire. Durante el día, la planta abre sus estomas de par en par, convirtiendo así el CO2 del entorno en oxígeno. Además, la planta ayuda a eliminar los malos olores y las sustancias nocivas.

Una planta versátil

Dado que existen tantas variedades de filodendro, se puede decir que se trata de una planta realmente versátil. Hay muchos sitios en los que tener un filodendro: en el salón, en la oficina o en un espacio abierto. Por supuesto, esto depende de las preferencias del propietario de la planta. No obstante, nos gustaría compartir algunas ideas al respecto. Antes de comprar una variedad de filodendro, observa detenidamente el espacio donde lo vas a colocar. Aunque algunas variedades empiezan siendo muy pequeñas, pueden llegar a ser enormes una vez maduran. Si tienes mucho espacio a lo alto en tu casa, te recomendamos que elijas una variante colgante. No solo llenan la habitación de forma bonita, sino que además producen un hermoso efecto visual con tantos zarcillos de hojas anchas cayendo en cascada desde el techo. ¿Deseas expresarte con contundencia? Si es así, una planta de pie o trepadora es la opción adecuada para ti.

Cuidados, consejos y cosas buenas que hay que saber

Dado que la mayoría de los filodendros están acostumbrados al clima húmedo de las selvas tropicales con dosel, no es necesario colocarlos bajo la luz solar directa. Pueden mantenerse en un lugar donde esté oscuro, pero prefieren estar en un lugar donde puedan absorber la luz solar de forma indirecta. Aun así, si no estás seguro de haber colocado tu planta en el lugar adecuado, puede ser útil examinar las hojas más nuevas de tu filodendro. Si las hojas nuevas de la planta están creciendo más pequeñas que las hojas algo más viejas, esto significa que la planta no está recibiendo suficiente luz. También es útil observar el color de la planta. ¿Tu variedad es de color claro? Si es así, a diferencia de las variedades más oscuras de la familia de los filodendros, tu planta prefiere la luz en abundancia.